Grandeza de dios

Entonces, consideramos qué es Dios, cómo él mismo se nos revela en la Biblia. Cada una de sus cualidades divinas es tan majestuosa e incomprensible que con nuestra mente humana simplemente no podemos imaginarlo o comprenderlo por completo. Dios lo sabe todo absolutamente, está en todas partes y para él absolutamente nada es imposible. Además, al estar fuera del tiempo, es eterno y no está sujeto a cambios. Y Su perfecta Santidad y su Amor ilimitado se combinan asombrosamente en su naturaleza Divina.

El famoso teólogo Agustín vivió en el siglo IV. Un día decidió escribir un libro en el que quería decirles a los lectores lo que realmente es Dios. Y así por la mañana se sentó en su escritorio y comenzó a escribir. Escribió el título de su libro: Acerca de Dios. Pero entonces su libro, por alguna razón, no avanzó. Se sentó, pensó, perplejo cómo describir a Dios a los lectores. Pero todo lo que cruzó por su mente parecía insuficiente. Comprendió que Dios es mucho más grande y realmente quería transmitir su grandeza en su libro.

Y después de estar sentado desde la mañana hasta la hora del almuerzo, Agustín sintió que ya le había empezado a doler la cabeza por todos estos pensamientos, aunque no había escrito nada en su libro excepto el título. Decidió salir a caminar al aire libre. Y así, caminando por la costa del mar, Agustín vio a un niño jugando en la arena. El niño cavó un hoyo en la orilla y, con un trozo de vasija de barro, llevó agua del mar a ese hoyo. Encontrando los ojos del niño, Agustín lo saludó y le preguntó:

– ¿Cómo estás, niño, qué estás haciendo?

Y el niño respondió:

– ¡Yo, tío, quiero verter este mar en mi agujero!

-Bueno, qué ingenuos son todos estos niños -pensó Agustín con una sonrisa- ¡quiere colocar un mar inmenso con este fragmento de arcilla en su agujero de arena!

Y luego, habiendo dado unos pasos hacia adelante, de repente se le ocurrió un pensamiento:

“Pero estoy tratando de hacer lo mismo. ¡Estoy tratando de poner al Gran Dios Eterno con mi pequeña mente en mi libro!

De hecho, Dios es tan grande que todo lo que podemos darnos cuenta o contar acerca de él es solo una gota en el océano. Sin embargo, lo que todavía podemos saber acerca de él, él ya nos lo ha revelado en su palabra, la Biblia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *